DOMINGO 18 DE DICIEMBRE DE 2016

16 de Diciembre 2016
 Padre Wilson Cobaleda
DOMINGO 18 DE DICIEMBRE DE 2016
A+ A-

EL PLAN DE DIOS REALIZADO EN UNA FAMILIA

Dios tuvo para nosotros un plan: alcanzarnos la salvación que nos permitiera reconciliarnos con Él, liberarnos de la esclavitud del pecado y participar de la vida del cielo.

 

Pero...¿Cómo podía salvarnos?

 

a. Pudo salvarnos sin su Hijo;

b. Pudo salvarnos sin contar con el hombre;

c. Pudo salvarnos desde el cielo, sin encarnar al Mesías;

d. Pudo exterminar a toda la humanidad pecadora de la época y haber creado una nueva raza plenamente fiel a Él;

e. Pudo salvarnos del pecado, tomándonos como esclavos o marionetas, donde Él moviera nuestros hilos para hacer -según el movimiento de sus dedos- lo que Él a bien viera.

!Pero no lo quiso así!

Por el contrario, quiso que su Hijo divino naciera en una familia, tomando nuestra humanidad desde el vientre materno y manteniendo sin mancha su divinidad. Y ¿Por qué así lo decidió? para enseñarle a la humanidad que lo que Él más desea en el mundo es que los hombres lo reconozcan en medio de ellos, con ellos, en favor de ellos, y para comunicar que el hombre sí es capaz de salvación y de vida divina, por la acción de Dios y por la participación del hombre en esa obra. Por eso, la primera lectura profetizaba que la virgen estaba encinta -dejando notar que el engendramiento de Jesús era obra divina-, que tendría un hijo y que sería el Emmanuel, el Dios con nosotros.

 Esta profecía se ve cumplida en el Evangelio que, a su vez, insiste en 4 aspectos: 1. que la maternidad de María es obra del Espíritu, sin intervención de varón. 2. que Jesús nacería en una familia, de unos esposos. 3. que Jesús sería el salvador de los pecados del pueblo; 4. que este misterio había sido profetizado por Isaías; 5. Que en familia -de José y María- se aguardó el nacimiento de Jesús.

 Así pues, supliquémosle al Señor que podamos esperar en familia el nacimiento de Jesús, unidos en una misma fe y en un mismo amor, para reconocerlo en medio de nosotros y experimentar la dicha de su presencia. Dios cuenta con nuestra familia para que acojamos a su Hijo. "Ven, Señor, no tardes más; ven a mi casa esta navidad".

Desarrollo por San Pablo Multimedia